Esencia de Andalucía en cuatro paredes
e historia viva de Marbella.

La casa del s. XVII, ha sido totalmente reacondicionada para ofrecer todo el confort que reclaman los huéspedes del s. XXI.
Nuestra historia
La paz y tranquilidad que se respiran en este hotel contrasta con la forma en la que llegó al mundo la que fuera propietaria de esta noble casa. Eugenia de Montijo, emperatriz de Francia y esposa de Napoleón III nació en Granada el 6 de mayo de 1826 en mitad de un terremoto. Y su vida continuó tan vertiginosa e interesante como su nacimiento, llena de sucesos y aventuras novelescas. Muchas de ellas originadas por su ambición y gran belleza, cualidades que le hicieron destacar por encima de todas las cortesanas de su época.
De su belleza decían que era la mujer soñada por un poeta.
La historia de esta casa sucede tan vertiginosa y azarosa como la misma vida de la Emperatriz. Tras morir esta y tras un largo tiempo en desuso, se convierte en el refugio en el sur de España de la cantante de ópera francesa, Claude Devoize, y de su esposo Don Juan Berjano, que hicieron de esta casa su hogar desde el comienzo de los años 70.

Gracias a su enclave privilegiado en el corazón del bullicioso casco antiguo de Marbella y la privacidad que le confiere sus muros, las paredes de esta casa han sido testigo de infinitas reuniones culturales, ensayos de ópera, tertulias y bailes de sociedad hasta mediados de los años 80.
El Hotel Claude está considerado el primer hotel boutique de Marbella.
La casa del s. XVII ha sido cuidadosamente restaurada para mantener toda su historia y esencia, al tiempo que es capaz ofrecer todos los servicios que demandan los huéspedes del s. XXI.

El centro del Hotel Claude es su patio con losas de mármol y su romántica terraza en la azotea con vistas al bullicioso casco antiguo de Marbella.

Sus siete habitaciones, divididas en tres habitaciones superiores, tres de lujo y una suite, resumen esencia de las siete provincias de Andalucía.


Reformado en 2020, sus habitaciones han sido diseñadas individualmente para transmitir el espíritu único e inconfundible de Andalucía, y transportar al huésped a cada uno de los rincones de esta tierra.

La casa, conserva elementos originales del s. XVII y está decorada con objetos artísticos originales creados en exclusiva para el hotel.
La música y el canto de Claude todavía parece resonar en estos espacios.